El Contador Aliado o Adversario?

Cuando se acude al Médico, a un Abogado o a cualquier otro profesional, se hace con respeto pero, cuando se necesita la asesoría contable, financiera o fiscal y acudimos a un contador lo sentimos como un mal necesario debido a que existe la idea de que él es un aliado del fisco porque nos convence de que tenemos que pagar como contribuyentes que somos.

Los Contadores poseen las capacidades necesarias para entender las condiciones económicas y financieras, tanto en épocas de bonanza como en épocas de inestabilidad económica y sus efectos en las finanzas de sus clientes, por lo que el contador debe generar en estos una cultura de prevención que contribuirá a un mayor y mejor crecimiento económico, ofreciendo soluciones o proporcionando procedimientos que impulsarán las ideas y la toma de decisiones del emprendedor tanto a nivel estratégico, táctico como operativo.

Los Sistemas tributarios en la mayoría de los países son diversos y complejos por lo que el contador se vuelve indispensable para todo Emprendedor y su organización, aunque su trabajo es registrar conforme a las normativas establecidas en la materia de todas las operaciones económicas cumpliendo con los procedimientos éticos establecidos por las Federaciones que los rigen, la productividad de las empresas ponen a prueba siempre a su estructura incluyendo al Contador ya que este forma parte del equipo de trabajo, por lo cual se debe convertir en un aliado del emprendedor como un factor constante en el desarrollo de todas sus actividades y no un limitante en el progreso de las mismas.

El contador debe proyectar  básicamente credibilidad, profesionalismo, calidad de servicio y confianza, ser un profesional honorable e íntegro,  mantenerse a la vanguardia de las continuas reformas y modificaciones a las Leyes, es decir convertirse en un integrante más del equipo de trabajo en el cual el Emprendedor pueda apoyarse y sentirse seguro al momento de tomar sus decisiones. Su trabajo tanto fuera como dentro de la empresa es primordial por lo que debe ser flexible, ya que en gran parte el éxito depende de la habilidad de adaptarse a cada tipo de negocio y a las circunstancias, y por supuesto de la capacidad de percibirlas previamente, lo que nos lleva a considerar que la premisa entre un Emprendedor y su Contador debe ser siempre “facilitar el hacer, no obstaculizarlo”  para trabajar y construir en el camino al éxito como aliados contando con el apoyo y ayuda mutua.

Fuente: http://123empresarios.com

 

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *